fbpx

Fisioterapia acuática: beneficios y ejercicios

La terapia acuática es opción refrescante y efectiva para aquellos que buscan alivio y rehabilitación. Sumergirse en el agua no solo es placentero, sino que también ofrece una serie de ventajas terapéuticas que merecen ser exploradas. En este artículo, exploraremos los beneficios singulares de la fisioterapia acuática, nos sumergiremos en ejercicios terapéuticos específicos y descubriremos quiénes pueden sumarse a las olas de mejora que esta modalidad ofrece.

Fisioterapia acuática: sus ventajas

La terapia física en el agua (conocida como TFA) o fisioterapia acuática podría definirse como la práctica de aquella terapia física en un ambiente acuático, guiada siempre por un/a profesional de la fisioterapia. Estas son sus principales ventajas:

  1. El alivio de flotar

Imagina un espacio donde el peso del cuerpo se disuelve y los músculos encuentran una libertad que no conocen en tierra firme. La fisioterapia acuática proporciona este oasis de alivio, gracias a la flotación que reduce la carga sobre las articulaciones y la columna vertebral. Esto es especialmente beneficioso para aquellos que sufren de dolor crónico o condiciones como la artritis.

  1. Estímulo muscular controlado

La resistencia natural del agua ofrece un estímulo suave pero efectivo para los músculos. Cada movimiento dentro del agua se encuentra con una resistencia controlada, lo que fortalece gradualmente los músculos sin causar tensiones innecesarias. Esta característica hace de la fisioterapia acuática una opción segura y eficaz para la rehabilitación muscular.

  1. Mejora de la circulación

El agua tiene el poder de mejorar la circulación sanguínea, lo que en salud se traduce en un suministro de nutrientes y oxígeno más eficiente para los tejidos afectados por lesiones. Este aumento en la circulación contribuye a la reducción de la inflamación y acelera el proceso de curación, una ventaja invaluable para aquellos que buscan recuperarse de lesiones o cirugías.

Ejercicios terapéuticos en el agua recomendados por fisioterapeutas

Ejercicios de tierra pasados al agua

La fisioterapia acuática abre un escenario único para realizar ejercicios terapéuticos que en tierra requieren de mayores destrezas. La resistencia del agua añade un componente adicional a cada movimiento, convirtiéndolo casi en una especie de danza terapéutica. Ejercicios como el “aqua jogging” o la marcha acuática fortalecen los músculos mientras protegen las articulaciones.

Estiramientos

La flotación en el agua permite efectuar estiramientos de manera más completa y suave. Los estiramientos acuáticos ayudan a mejorar la flexibilidad, reducir la rigidez y aliviar la tensión muscular. Para quienes buscan recuperar la amplitud de movimiento, estos ejercicios son un tesoro.

Equilibrio

El agua, al ofrecer un entorno más estable, es ideal para el entrenamiento de equilibrio. Realizar ejercicios específicos en el agua no solo mejora la estabilidad, sino que también proporciona un entorno seguro para aquellos con problemas de equilibrio o riesgo de caídas.

¿Quién puede beneficiarse de la fisioterapia acuática?

El agua favorece la movilidad del cuerpo, por ello, esta terapia es recomendable para todo tipo de pacientes, siempre y cuando no tengan heridas dermatológicas, sufran miedo al agua, o tengan cualquier alergia a los productos que pueda contener una piscina normalmente.

  • Niños y ancianos: la fisioterapia acuática es inclusiva y puede beneficiar a personas de todas las edades. Desde niños con determinadas condiciones neuromusculares hasta ancianos con osteoartritis, todos pueden sumarse a las ventajas terapéuticas que ofrece el agua. Además, es una opción muy buena también para mujeres embarazadas que buscan el alivio de la incomodidad física durante el embarazo.
  • Lesiones deportivas: los atletas que buscan rehabilitación de lesiones deportivas encuentran en la fisioterapia acuática una ruta efectiva hacia la recuperación. La resistencia controlada del agua proporciona un entorno de bajo impacto, permitiendo la rehabilitación sin agravar la lesión.
  • Condiciones neurológicas: para aquellos que enfrentan condiciones neurológicas como el Parkinson o el accidente cerebrovascular, la fisioterapia acuática ofrece un mar de posibilidades. Los movimientos suaves en el agua pueden mejorar la coordinación, la fuerza y la función motora, brindando una vía de esperanza en el proceso de rehabilitación.

En el centro de fisioterapia Fisiocool, entendemos que cada caso es único. Por eso, nuestros fisioterapeutas especializados están listos para guiarte a través de un viaje personalizado hacia la mejora. ¡Contacta con nosotros y te daremos toda la información que necesites para seguir dando pasos hacia tu recuperación y bienestar!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋 ¿Necesitas ayuda?