fbpx

Lesiones musculares: Recupérate rápidamente con la fisioterapia especializada

La fisioterapia está experimentando un rápido avance gracias a la investigación y desarrollo realizados por los fisioterapeutas. Esta disciplina cuenta con una variedad de técnicas especializadas para tratar lesiones y patologías específicas. Años atrás, algunas dolencias y patologías eran relegadas en los márgenes de la ciencia médica debido a la falta de conocimiento sobre cómo tratarlas. Pero hoy en día, las nuevas técnicas de fisioterapia especializada son muy efectivas para aliviar lesiones musculares. 

Veamos a continuación las lesiones más comunes que tratamos en nuestro centro de fisioterapia y la manera en la que la especialización puede tratar y prevenir estos problemas.

Principales lesiones musculares

Estas son las principales lesiones musculares que podemos tratar gracias a la fisioterapia especializada:

1. Contusión muscular

Traumatismo directo muscular causado por una fuerza externa que produce un hematoma difuso o localizado con dolor e impotencia funcional.

  • Causas: Traumatismo directo.
  • Síntomas: El traumatismo produce dolor muscular leve que se agrava progresivamente en relación con la cuantía del hematoma. La persona puede definir claramente el mecanismo lesional. Dolor al movilizar el músculo, con disminución del rango de movilidad, edema, sensibilidad a la palpación dependiendo de la severidad del impacto

2. Calambre muscular

Es la repentina contracción dolorosa de un músculo y la incapacidad para relajarlo. La diferencia con la contractura es la duración, que en el calambre es ocasional y la contractura es más duradera.

  • Causas: Esfuerzo intenso y prolongado. Frío o calor excesivos, o cambios bruscos de temperatura. Déficit de potasio, calcio o magnesio.
  • Síntomas: Dolor intenso y localizado en un músculo, también tensión, el músculo se pone duro “como una piedra”. Mientras no ceda suele ser muy difícil o doloroso continuar con la actividad deportiva o caminar.

3. Contractura muscular

Aumento circunscrito del tono muscular, en general de carácter persistente e involuntario, localizado al o largo de un músculo debido a sobreesfuerzo, cambio en la superficie de trabajo o en el patrón de movimiento.

  • Síntomas: Rigidez dolorosa del músculo que se incrementa con la actividad mantenida. Puede producir dolor en reposo y se produce durante o después del ejercicio.
  • Causas: Fatiga muscular ocasionada por un trabajo intenso. Existencia de una lesión primaria. Mala postura. Incorrecta alimentación o hidratación.

4. DOMS o El Dolor Muscular Tardío (agujetas)

El DOMS (Delayed Onset Muscle Soreness) es un dolor muscular generalizado que se produce tras la realización de un trabajo no habitual y de alta intensidad.

  • Causas: Haber ejercitado un músculo por encima del nivel de esfuerzo al que está acostumbrado, o al volver al entrenamiento tras un periodo sin ejercitarse.
  • Síntomas: Dolor muscular moderado que aparece horas después de la práctica deportiva y que se mantiene en reposo. Edema y rigidez muscular. Limitación del rango articular. Dolor a la contracción isométrica. Mejora con el estiramiento

5. Lesión neuromuscular de origen espinal

Aumento circunscrito del tono muscular debido a alteraciones funcionales o estructurales de la columna o área lumbopélvica que producen irritación de la raíz nerviosa correspondiente (protusiones o hernias discales, espondilólisis con o sin espondilolistesis, síndrome facetario, bloqueos sacroilíacos…).

  • Causas: Hernias, protusiones, etc.
  • Síntomas: Tirantez dolorosa del músculo, que se incrementa con la actividad progresiva y que desaparece con el reposo. Incremento del tono muscular de carácter longitudinal. Discreto edema muscular entre el músculo y la fascia. Dolor a la presión con sensibilidad en la piel y defensa muscular al estiramiento.

6. Lesión neuromuscular de origen muscular

Aumento circunscrito del tono muscular producido por disfunción del control neuromuscular o inhibición recíproca. Cuando un músculo agonista se contrae, la “interacción recíproca” inhibe simultáneamente al músculo antagonista. Esto permite que ocurra el movimiento alrededor de una articulación. De tal forma que, si no funcionara bien, los músculos se encontrarían compitiendo entre sí, y, por lo tanto, el movimiento se vería dificultado o comprometido.

Un ejemplo de “inhibición recíproca” en la articulación de la rodilla es: cuando se contrae el músculo cuádriceps, simultáneamente se inhiben los isquiotibiales de forma recíproca, lo cual permite extender la rodilla.

  • Causas: Balance muscular no adecuado, déficit de elasticidad, mal apoyo, mal uso de zapatillas, gestos deportivos inadecuados, descanso insuficiente, o condiciones propias de cada persona.
  • Síntomas: Aumento progresivo de la rigidez y tensión muscular. Dolor de tipo calambre. Dolor localizado y edema muscular con dolor a la presión y que mejora con el estiramiento.

7. Lesión de fibras musculares

Existen diferentes grados de lesiones de fibras musculares que van desde una rotura leve hasta una rotura completa del músculo o la unión músculo-tendinosa. Es importante tener en cuenta que cada grado presenta distintos síntomas y requiere un tratamiento específico.

  • Causas: Las causas de estas lesiones pueden ser una contracción muscular violenta, descompensación de fuerza entre dos músculos, falta de calentamiento adecuado antes del ejercicio, fatiga excesiva en las fibras musculares, lesión previa, impacto o colisión violenta.
  • Síntomas: Dolor repentino, fuerte e intenso en la zona afectada del músculo. Defecto fibrilar o “escalón” al palpar sobre la rotura. Hematoma por la rotura de vasos sanguíneos.

La fisioterapia especializada en cada una de estas lesiones se encarga de rehabilitar al paciente, pero también de conseguir educarle en la prevención, aspecto importantísimo para evitar futuras lesiones musculares.

Es fundamental realizar una adecuada rehabilitación y readaptación a la actividad en cuestión en todas las fases de recuperación. Además, es importante llevar una alimentación saludable, mantener una correcta hidratación, controlar el estrés, descansar adecuadamente y evitar el sedentarismo tanto para el tratamiento como para la prevención de lesiones musculares.

¿Quieres recuperarte rápidamente de alguna lesión muscular? Si tienes alguna duda, no dudes en ponerte en contacto con nuestros fisioterapeutas en Fisiocool. Estaremos encantados de ayudarte.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋 ¿Necesitas ayuda?