fbpx

Guía completa sobre lesiones en el Tendón de Aquiles: Causas, tratamientos y prevención

En esta ocasión os traemos un artículo dedicado a un tema que preocupa a muchos de vosotros: las lesiones en el tendón de Aquiles. En Fisiocool, nos preocupamos por vuestra salud y bienestar, por eso hemos preparado esta guía completa que abordará las preguntas más frecuentes sobre este tema. Desde las causas más comunes hasta los tratamientos más efectivos, aquí encontraréis toda la información que necesitáis para comprender y manejar esta lesión de manera adecuada. ¡No dejéis de leer para descubrir cómo prevenir y tratar las lesiones en el tendón de Aquiles!

¿Qué es el tendón de Aquiles y por qué es importante?

El tendón de Aquiles es el tendón más grande y fuerte del cuerpo humano, ya que soporta grandes tensiones. Por eso es tan voluminoso. No solo es un tendón fuerte, sino que también es un tendón muy potente, siendo capaz de soportar hasta 17 veces el peso corporal. Se trata del tendón que conecta los músculos de la pantorrilla (gemelos/sóleo) con el talón. 

Este tendón desciende verticalmente hasta insertarse en la mitad inferior y posterior del hueso calcáneo, el hueso del talón. Su función principal es permitir la flexión del pie y facilitar la marcha y la carrera, que son las acciones en las que el tendón de aquiles se ve más exigido debido a la elongación de este durante estas actividades. Debido a su importancia en la movilidad y en la funcionalidad, las lesiones en este tendón pueden ser especialmente incapacitantes y dolorosas.

¿Cuáles son las causas más comunes de las lesiones en el tendón de Aquiles?

Las lesiones en el tendón de Aquiles suelen ser el resultado de una combinación de factores, incluyendo el sobreuso del tendón, el uso de calzado inadecuado, el aumento repentino en la intensidad del ejercicio y la falta de flexibilidad muscular. El envejecimiento y la degeneración del tendón también pueden aumentar el riesgo de sufrir este tipo de lesiones. Se pueden distinguir entre factores de riesgo intrínsecos (no evitables) y extrínsecos (evitables):

  • Factores intrínsecos: Edad, sexo, pie plano/cavo, valgo, debilidad y rigidez del tendón, laxitud articular, tipo de fuerza que actúa sobre el tendón durante la lesión (compresión, tracción, rozamiento, etc).
  • Factores extrínsecos: Deporte practicado, sobrepeso, sobreentrenamiento, carga excesiva, fatiga, calzado inadecuado, tipo de terreno o superficie donde se entrena, etc. 

Se ha observado que la mayoría de roturas del tendón de aquiles ocurren en deportistas, aunque le puede pasar a cualquiera. En el entorno deportivo, este tipo de roturas se suelen dar cuando el deportista clava la punta del pié al suelo para salir propulsado en una acción potente de velocidad o salto. 

¿Cuáles son los síntomas de una lesión en el tendón de Aquiles?

Los síntomas más comunes de una lesión en el tendón de Aquiles incluyen imposibilidad funcional para flexionar el pie, rigidez y dolor en la parte posterior del talón o en la pantorrilla, inflamación y dificultad para caminar o correr. También imposibilidad de empujar el pie hacia adelante durante el apoyo al caminar.

En casos más graves, puede producirse una ruptura parcial o completa del tendón, lo que requiere atención médica inmediata. La localización exacta de estos síntomas puede variar, ya que se pueden percibir en la unión miotendinosa, en el cuerpo del tendón o bien en la inserción del talón (calcáneo). A veces, estos síntomas también pueden ir acompañados de una sensación de rotura o quiebre cuando ocurre la lesión. 

¿Cuáles son los tratamientos disponibles para las lesiones en el tendón de Aquiles?

El tratamiento de las lesiones en el tendón de Aquiles varía según la gravedad, la causa de la lesión y las circunstancias de cada persona. En casos leves o moderados en el que el tendón no se ha roto y se da una lesión parcial, tendinopatía, micro rotura o desgarro parcial, se pueden seguir un tratamiento conservador basado en crioterapia, terapia manual activa, elevación, masoterapia, ejercicios de estiramiento y fortalecimiento del tendón y musculatura adyacente, modificaciones en el calzado, etc. 

En casos más graves donde haya una rotura completa, previa visita médica, puede ser necesaria la intervención quirúrgica para reparar el tendón dañado. La técnica más utilizada en general para la intervención quirúrgica es la artroscopia. 

¿Cómo puedo prevenir las lesiones en el tendón de Aquiles?

La prevención de las lesiones en el tendón de Aquiles es fundamental para mantener la salud y el bienestar físico. Algunas medidas preventivas incluyen el uso de calzado adecuado para la actividad física, el aumento progresivo y gradual de la intensidad y la duración del ejercicio, el mantenimiento de una buena flexibilidad y fuerza muscular, el descanso adecuado entre sesiones de entrenamiento y la atención a cualquier señal de advertencia de sobrecarga o fatiga. Será necesario trabajar el tendón mediante ejercicios preventivos para mantener una buena funcionalidad y fuerza, necesarias para que el tendón se encuentre en plenas garantías y evitar lesiones y recaídas. 

Esperamos que esta guía os haya proporcionado información útil y práctica sobre las lesiones en el tendón de Aquiles. Recuerda que en Fisiocool estamos aquí para ayudarte a mantener un estilo de vida activo y saludable. Si experimentas dolor persistente en el tendón de Aquiles o tienes alguna pregunta adicional, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para programar una consulta con uno de nuestros fisioterapeutas especializados. ¡Cuida de tu tendón de Aquiles y sigue adelante con confianza!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋 ¿Necesitas ayuda?