fbpx

Masaje perineal en el embarazo, cuidados y beneficios

Si estás esperando un bebé, seguramente te surjan muchas preguntas sobre cómo cuidar tu cuerpo durante esta etapa tan especial. Los masajes perineales son una práctica cada vez más popular entre las mujeres embarazadas debido a sus múltiples beneficios. En este artículo, responderemos a las preguntas más frecuentes sobre este tema para que puedas disfrutar de una gestación plena y saludable.

¿Qué son los masajes perineales y cuál es su objetivo durante el embarazo?

Durante el embarazo, se producen muchos cambios que afectan a todas las estructuras corporales. Entre estas estructuras se encuentra el suelo pélvico. Éste tendrá que soportar cada vez más peso y aún así seguir llevando a cabo sus funciones, con lo cual será importante tenerlo en consideración. 

En líneas generales, hasta bien entrado el 3r trimestre se recomiendo trabajar para mantener un buen tono y la fuerza del suelo pélvico, pero a partir de la semana 34 aproximadamente, será importante también trabajar su elasticidad y flexibilidad, y la mejor manera de conseguir un periné elástico y flexible es con la práctica del masaje perineal.   

Los masajes perineales consisten en la combinación de presión + estiramiento manual suave de la zona entre la vagina y el ano, y también de la musculatura superficial del suelo pélvico. El objetivo principal de estos masajes es aumentar la elasticidad de esta área, preparándola para que en el momento del parto esté flexible. Al practicarlos de manera regular, se reduce la probabilidad de sufrir desgarros graves durante el parto vaginal y se facilita la salida del bebé.

¿Cuándo es recomendable comenzar a realizar masajes perineales durante el embarazo?

La recomendación general es empezar a realizar los masajes perineales a partir de la semana 34 de gestación, momento en que podemos empezar a ayudar a que el cuerpo de la mujer esté en las condiciones más óptimas para un parto vaginal. Sin embargo, es importante consultar con el ginecólogo, matrona o fisioterapeuta de suelo pélvico antes de comenzar cualquier rutina de masajes perineales, ya que cada embarazo es único y pueden existir situaciones específicas que requieran atención especializada.

¿Cómo se realizan los masajes perineales de manera adecuada?

Realizar los masajes perineales de manera adecuada es fundamental para obtener los beneficios deseados y evitar posibles complicaciones. Siempre es recomendable empezar con una fisioterapeuta especializada en suelo pélvico para aprender a realizarlo, sentirlo, y entender que no tiene que doler. 

Para empezar su práctica, es importante elegir un momento del día en el que te sientas relajada y tranquila. Se pueden usar aceites naturales o lubricantes de base acuosa recomendados por tu profesional de la salud para facilitar el masaje. 

El masaje lo puede realizar una misma o la pareja, en función de ello, será más cómodo usar los dedos pulgares o índices. Con las manos limpias y las uñas cortas, se aplica una presión suave con los dedos sobre el periné y se masajea la zona en forma circular durante unos  minutos. A continuación se puede mantener la presión en el espacio entre ano-vagina, llamado núcleo central del periné. Es importante mantener una comunicación abierta con la pareja o acompañante durante el masaje, ya que su apoyo puede ser de gran ayuda. 

La siguiente parte del masaje perineal implica introducir un poco el dedo en la vagina y visualizar un reloj, donde el clítoris serían las 12, el ano las 6, y ambos isquiones las 3 y 9 respectivamente. El masaje lo continuaremos realizando de 3 a 9, es decir, de mitad reloj hacia abajo. Siguiendo las horas del reloj, iremos ejerciendo una presión suave y mantenida durante unos 20 segundos en cada punto. Es importante que aquí se sienta estiramiento. Éste puede ser algo molesto, pero nunca llegar a provocar dolor. Para finalizar, mantendremos la presión y deslizaremos desde las 9 a las 6 y de las 6 a las 3 unas cuantas veces.

Beneficios de los masajes perineales durante el embarazo

Los masajes perineales durante el embarazo ofrecen una serie de beneficios tanto físicos como emocionales para la mujer gestante. Entre los beneficios físicos más destacados se encuentran la prevención de desgarros perineales más o menos graves durante el parto, la reducción del riesgo de episiotomía y una recuperación posparto más rápida, aunque todo esto se verá influenciado por muchos otros factores intrínsecos del momento de dar a luz. Desde el punto de vista emocional, los masajes perineales pueden ayudar a la mujer a conectar con su cuerpo y su bebé, promoviendo un estado de relajación y bienestar general.

En resumen, los masajes perineales durante el embarazo son una herramienta segura y efectiva, basada en la evidencia científica, que ayudan a la mujer a que el periné esté en condiciones óptimas para el parto. Comenzar a realizarlos a partir de la semana 34 de gestación, siguiendo las indicaciones de un profesional de la salud, puede contribuir significativamente a una experiencia de parto más positiva y satisfactoria. 

¡No dudes en incorporarlos a tu rutina de cuidados durante el embarazo y disfrutar de sus beneficios!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋 ¿Necesitas ayuda?