fbpx

Tratamiento de la ciática con fisioterapia: Recuperando el bienestar a través del movimiento

En este artículo vamos a hablar sobre la fisioterapia aplicada al tratamiento de la ciática. Para aquellos que han experimentado los síntomas de este trastorno, saben lo molesto que puede ser. Hoy os traemos una guía completa sobre cómo la fisioterapia puede ser una aliada invaluable en la recuperación y alivio de la ciática. Desde técnicas específicas hasta consejos prácticos, este artículo tiene como objetivo proporcionar toda la información que necesitáis para iniciar un día a día sin dolor.

¿Qué es la ciática y cuáles son sus causas?

Antes de hablar del tratamiento, es fundamental comprender qué es exactamente la ciática y qué la provoca. La ciática se refiere al dolor del recorrido del nervio ciático, debido a una irritación o compresión del nervio; el más grande de nuestro cuerpo. Este se extiende desde la parte baja de la espalda, pasando por la nalga y llegando hasta las piernas. 

Las causas de dicha irritación pueden variar. Desde una hernia discal que ejerce presión sobre las raíces nerviosas de la columna lumbar, un estrechamiento del canal espinal o un síndrome del piriforme. Los espolones óseos en la espalda también pueden pinzar el nervio. Veremos en detalle estas causas y cómo influyen en el desarrollo de la ciática.

El papel fundamental de la evaluación en fisioterapia

Una vez que se ha diagnosticado la ciática, el siguiente paso crucial es la evaluación del fisioterapeuta. ¿En qué consiste esta evaluación? ¿Qué aspectos se tienen en cuenta?.

Desde la postura hasta el rango de movimiento y la fuerza muscular, el fisioterapeuta realiza una evaluación exhaustiva para comprender la situación única de cada paciente. En dicha valoración se revisará el trayecto del dolor, la intensidad de éste, la alineación de la columna y pelvis, entre otros. También se tendrán en cuenta las actividades realizadas por el paciente en su día a día, así como el tipo de deporte practicado en cada caso. Se realizarán tests para confirmar el diagnóstico y descartar posibles lesiones asociadas. Se valorará la movilidad de la columna, con especial incidencia en la región lumbar. También se tendrá en cuenta la flexibilidad o rigidez del paciente a lo largo de toda la cadena muscular posterior, ya que la rigidez muscular es un factor agravante para la lesión. 

Técnicas de fisioterapia para aliviar el dolor de ciática

Ahora llegamos a la base del tema: el tratamiento en fisioterapia. El tratamiento de la ciática va a buscar aliviar la compresión ejercida por el nervio, tratando de liberar el tejido para que la irritación del nervio sea cada vez menor. Para ello, se van a usar técnicas manuales de estiramiento, movilización de tejidos blandos o maniobras de liberación mediante terapia manual. El estiramiento tanto pasivo como activo va a ser fundamental para rebajar el hipertono muscular, presente en la mayoría de los pacientes con irritación del nervio ciático. Sin embargo, el tratamiento se basará también en el ejercicio activo mediante ejercicios de estiramiento y terapéuticos. Se tendrán en cuenta factores como la intensidad del dolor o la duración de la lesión, así como factores externos como tipo de trabajo u otros factores biopsicosociales. 

Tal y como se ha comentado, será fundamental el estiramiento de todos los músculos de la cadena posterior: lumbares, piramidal, glúteo mayor/medio, isquiotibial, gemelos. La relajación de esta musculatura contribuirá a que la irritación del nervio sea menor, ya que los músculos rebajaran su hipertonía, generalmente dada en estos casos.

Además, también se pueden utilizar terapias secundarias como la electroestimulación, punción seca o aplicación de calor para relajar el tono muscular y crear hiperemia (aumento de la temperatura local), entre otras. 

Prevención y manejo a largo plazo

La prevención y el manejo a largo plazo son aspectos igualmente importantes en el tratamiento de la ciática. ¿Cómo se puede evitar que ocurra o que vuelva a ocurrir? ¿Qué cambios en el estilo de vida pueden ayudar a disminuir los síntomas? 

Ya sabemos que la ciática se da generalmente por una irritación/compresión del nervio ciático. Para tratar de reducir la sintomatología, debemos estar atentos a todas esas actividades de nuestro día a día que agravan dicha irritación. Por ejemplo, el estar sentado durante tiempo seguido sobre una silla o cualquier otra superficie rígida. 

Además, el hecho de tensionar la espalda y el tronco hacia delante (flexión), hace que toda la cadena muscular posterior aguante una mayor tensión. Por lo tanto, será importante que nos fijemos en mantener una posición correcta, tanto durante las horas de trabajo como en general durante nuestro día a día. Para ello es necesario que sigamos ejercicios de mejora postural y de fortalecimiento, sobre todo de la región dorsal-lumbar. También será importante hacer los ejercicios de estabilización recomendados por el terapeuta, para mantener un buen control lumbo-pélvico.  Actualmente, debido al estrés del día a día, al trabajo y al mal descanso, es difícil romper con la inercia. Para ello es importante que le dediquemos el tiempo necesario. 

Seguir regularmente una pauta de estiramientos a pesar de no tener dolor, va a ser fundamental para preservar un buen tono muscular y prevenir que se comprima de nuevo el nervio ciático. La regularidad de cara a los estiramientos y a mantener una vida activa, es un gran factor de pronóstico para prevenir la lesión. También será necesario con el tiempo, controlar el deporte de impacto y mantener un descanso óptimo.

Exploraremos estrategias prácticas, desde la ergonomía en el lugar de trabajo hasta la incorporación de ejercicio regular en vuestra rutina diaria, para minimizar el riesgo de recurrencia y mantener una vida activa y saludable.

La importancia del enfoque holístico

Por último, pero no menos importante, destacaremos la importancia de un enfoque holístico en el tratamiento de la ciática. No se trata solo de aliviar el dolor físico, sino también de abordar los aspectos emocionales y mentales del bienestar. La importancia de la educación del paciente, el apoyo emocional y la adopción de hábitos saludables para promover una recuperación integral y duradera son fundamentales.

En resumen, la fisioterapia ofrece un enfoque integral y efectivo para el tratamiento de la ciática, abordando tanto los síntomas físicos como los emocionales. Esperamos que este artículo os haya proporcionado una visión clara y práctica de cómo la fisioterapia puede ser una herramienta invaluable en vuestro viaje hacia el alivio y la recuperación. No dejéis que la ciática os detenga: ¡estáis en camino hacia una vida sin dolor y llena de movimiento!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋 ¿Necesitas ayuda?